Fecha:
28 de Abril del 2017 - 5:30 pm.

Lugar:
SD 702

Para confirmar tu asistencia debes llenar el siguiente formulario. Los cupos son limitados.

Abstract

La evaluación petrofísica de cualquier tipo de yacimiento (Clásticos o Carbonatos) siempre se realiza bajo el concepto adquirido en función de métodos empíricos tales como el modelo de Archie (1942) para el cálculo de la saturación de fluidos, cuyo valor es necesario para el cálculo de recursos hidrocarburíferos.

Desde la generación del modelo de Archie hasta nuestros días, diferentes ecuaciones se han desarrollado para la evaluación de yacimientos con diferentes tipos de complejidades p.ej. Shaly Sands, sin embargo, estas ecuaciones se derivan de su concepto original tomando consigo las limitaciones del modelo, por lo tanto, se presentan inexactitudes en los valores calculados del volumen de fluidos. Como sucede con cualquier tipo de ecuación o modelo empírico, su correcto uso o aplicabilidad se limita al lugar de origen o a las zonas que cumplan ciertos criterios. Es por eso que, el problema inicia cuando el modelo de Archie se utiliza en todo tipo de lugares y yacimientos sin la correcta disciplina y cuidado que merece un modelo empírico. Adicionalmente a esto, la complejidad de las rocas incluso en aquellas que cumplen con los requisitos para ser estudiadas bajo su concepto pueden arrojar resultados debatibles.

Desde los últimos 25 años, estudios sobre conductividad en las rocas han abierto la posibilidad de aplicar un nuevo método para la evaluación de la saturación de fluidos desde un punto de vista más enfocado en el entendimiento de la conductividad del sistema roca-fluido. El concepto conocido como “eficiencia eléctrica” más tarde renombrado como la ecuación “teoría del factor geométrico (GFT)” nos ayuda a entender mejor cuales son los parámetros que influyen en la conductividad en las rocas. Es importante tener en cuenta, que su aplicación requiere de estudios en núcleos, afortunadamente estos estudios son los mismos que normalmente se realizan en evaluaciones convencionales de yacimientos como el RCA (porosidad, Sw, densidad de grano) y el SCAL (R0, FF, Índice de Resistividad RI). La combinación de estos datos junto con la información adquirida con herramientas geofísicas (registros de pozo) son la principal fuente de información para la aplicación de GFT.

Finalmente, este método permite nuevamente evaluar los cálculos de los recursos de aquellos proyectos u oportunidades tanto exploratorias como de desarrollo. Es posible que los resultados varíen o no en comparación con los estudios anteriores, sin embargo, el objetivo es interpretar la información desde un punto de vista analítico con fundamentos físicos y no desde una visión pura del empirismo.